Hace ya unos años, el deporte de masas en nuestro país, ha sufrido unos serios cambios en lo que a su influencia social y económica respecta. El fútbol del siglo XXI, comprende mucho más que el hecho deportivo, también conlleva grandes intereses econónimos, ya sean por derechos televisivos o de merchandising.

Cartel del Barça-Mardrid emitido en 51 cines de España

Fútbol en los cines

Encontramos grandes ejemplos de este hecho lo encontramos en la liga inglesa, la Barclays Premier League; que ya a adquirido la denominación del banco inglés Barclays. Los clubes cada vez son menos de los socios y más de grandes empresarios internacionales.

En España, aún podemos encontrar clubes que pertenecen a los socios, aunque solo encontramos tres: F.C.Barcelona, Real Madrid y C.A.Osasuna. El resto son todos Sociedades Anónimas Deportivas (SAD), dirigidas por empresarios que disponen de la mayoria de acciones del equipo.

Últimamente, el poder televisivo del fútbol está siendo motivo de guerras, las llamadas “Guera del Fútbol”. Están más que demostrados que los datos de audiencia que da este deporte no lo da cualquier otro evento ni programa, ésto provoca que las grandes productoras de este pais, como Mediapro o Audiovisual Sports, estén en lucha constante por conseguir los derechos de explotación del futbol y sobre todo los partidos de los equipos grandes y que mueven más masas. Gran ejemplo de ello, es la reciente proyección de partidos en los cines del pais en HD, lo que acabó resultando un gran éxito.

Estadios a la vanguardia tecnologicamente

Es curioso, como esta explotación económica va relacionada con el progreso de la tecnologia y en cambio nos encontramos que el propio deporte, aún no cuenta con la tecnologia que solucionaria muchas polémicas deportivas.

En definitiva, que el futbol se ha convertido en algo más que un deporte y posiblemente sea de las pocas cosas que nos hacen cambiar el estado de ánimo tan rápidamente.